Tipología del error (3): errores por alteración de orden

En la entrada anterior escribí sobre los errores por adición y omisión. En esta me dedicaré a aquellos que tienen que ver con el reordenamiento del contenido en un manuscrito.

Como con los tipos anteriores, los errores por alteración del orden ocurren a nivel de fonema, sílaba, palabra y frase. Los dos primeros son errores en el sentido más estricto del término: el copista altera el orden de una letra o una sílaba, lo que resulta en una palabra inexistente o incorrecta. Esto ocurre con un angeles que se convierte en nageles, por ejemplo. Por contrapartida, los dos últimos son el resultado de la variatio inherente a cada lengua y a las dinámicas propias de la copia manuscrita. Aunque estos errores producen un resultado que se aleja del antígrafo –y por tanto merecen ser considerados errores–, pueden no alterar el significado de un pasaje. Si un copista escribe «díxole» cuando su modelo dice «le dixo», ambas formas son igualmente válidas y transmiten la misma información, a pesar del cambio del pronombre átono le de una posición proclítica a una enclítica (sin olvidar, eso sí, que la posición de los pronombres puede servir para determinar cuál copia transmite un estadio de lengua más arcaico y refleja mejor la lección original del texto).

El primer tipo de error por alteración ocurre a nivel de fonemas y sílabas:

fol. 139v de C

te de todo tu corac'o<n>. q<ue> toda la tu volu<n>-
dat p<ar>tas de otra cree<n>c'ia e amale de

Aquí, el error volundat por voluntad es favorecido por el cambio de línea y porque anteriormente el copista ha lidiado con cortes de línea en palabras que terminan con la sílaba -dat, como hedat, umanidat, umidat, bondat y divinidat.

fol. 96r de C

mjcael. grabiel. ta<n>to q<u><<i>>ere dezir com<m>o me<n>-
sagero de dios. por end<e> fallamos q<ue> todas

Aunque la metátesis Grabiel por Gabriel es habitual en el castellano de los siglos 13 y 14, y puede ser indicativa de cambios fonológicos, en C se trata de un caso único (con cinco apariciones de la forma correcta, Gabriel, una en el mismo folio que este Grabiel). Por lo tanto, considero que aquí se trata de un error por alteración, posiblemente por atracción del hiato en Micael.

El segundo tipo de error por alteración ocurre a nivel de palabras.

fol. 4v de C

{RUB. % cap<itul><<o>> .xc. por q<ue> rrazo<n> faze el om<n>e sus fijos en
todo t<ien>po e no<n> ha (^t<ien>po) p<ar>a ello t<ien>po sen<n>alado .a.}

Aunque el copista nota y enmienda el texto de la rúbrica, queda claro que se trata claramente de un error al revisar el mismo pasaje en A y B:

fol. 117ra de A

{RUB. Capi<tu>lo lxxxiiij<<o>> por q<ue>rrazon faze
el home sus fijos en todo t<ien>po &
no<n> a p<ar>a ello t<ien>po senalado}

A, que transmite el texto más cercano a C y comparte un subarquetipo común en el stemma del Lucidario, confirma el error de C.

fol. 6v de C

se apura q<u><<a>>nto mas lo mete<n> en<e>l fuego. asy se
apura<n> estas cosas q<u><<a>>nto mas fabla<n> en<e>llas sy
se faze com<m>o dicho es. tanto finca la cren-

Aunque el orden participio + ser no es poco habitual en el castellano del siglo 13 («ca echados somos de tierra», Cid 14; «exidos somos acá», 670) –y coexiste con el inverso ser + participio, «agora somos vengados», 2758–, en este pasaje es un error, pues los otros dos testimonios transmiten una lección diferente:

fol. 2rb de A

q<u><<a>>nto mas fablan en<e>llas si
se faze como es dicho tan

fol. 3vb de B

q<u><<a>>nto mas fabra<n> en<e>llas se fazen com<m>o
es dich<o> % E tanto finca la crenc'ia

El tercer tipo de error por alteración es de frases enteras que pueden ser reorganizadas. En el prólogo regio, C lee:

fol. 9v de C

a su serujc'io. e por eso pedjmos merc'ed a el e
ala virgen bie<n> aue<n>turada santa <maria> su madr<e>
en gujsa q<ue> ellos nos ayude<n> q<ue> le podamos acabar.
por q<ue> sea a su serujc'io. por q<ue> este ljbro es todo

Aunque C tiene algunas omisiones, transmite el mismo orden que A:

fol. 4rb de A

serujc'io E por eso pidimos
me<r>ced ael E ala vi<r>gen bj-
en aben<tu>rada santa maria
su madre en gujsa q<ue> nos &
ellos ayuden quele podamo<<s>>
acaba<r> por que sea a su pla-
ze<r> & a su se<r>ujc'io por q<ue> este

Mientras que B presenta el siguiente orden:

fol. 4ra de B

s<er>ujc'io & por eso pedjmos por m<er>c'ed
a el & ala su bje<n> aue<n>turada <santa> <maria>
su madre q<ue> ellos nos ayuden en g<u><<i>>sa
q<ue>lo nos podamos acabar por q<ue> sea asu
p<r><<a>>zer & asu serujc'io % E por q<ue> este ly-

La duda está en si el texto debe leer: «E por eso pedimos merced a él e a la Virgen bienaventurada, santa María su madre, en guisa que ellos nos ayuden que le podamos acabar [= el libro]» como AC o «E por eso pedimos por merced a él e a la Virgen bienaventurada, santa María su madre, que ellos nos ayuden en guisa que lo podamos acabar» como B.

Me decanto por lo último porque la construcción consecutiva en guisa que requiere un antecedente para que pueda darse el resultado esperado, es decir, el consecutivo debe operar sobre el subjuntivo podamos y no sobre ayuden: se pide a Cristo y María que ayuden para terminar el libro, no que ayuden para terminar el libro (nótese que el sentido de la frase resultó problemático para el copista de A, quien intentó enmendarla –sin éxito– con una nueva alteración del orden y la adición de una e: «que nos e ellos ayuden»).

Dejo para febrero del próximo año un par de entradas sobre el tipo de error más complejo, el de sustitución. Mientras tanto, en la próxima entrada continuaré con la serie de entradas sobre Transkribus.


Obras citadas

Cantar de Mio Cid, edición de Alberto Montaner. Real Academia Española, 2011.


Imagen de miniatura: detalle del fol. 82v de C



Citar este post
Cossío Olavide, Mario (2022, 28 diciembre). Tipología del error (3): errores por alteración de orden. Lucidarios. Recuperado 3 de marzo de 2024, de https://doi.org/10.58079/r3c9

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search