Los anónimos profanadores del Lucidario (2)

En la entrada anterior presenté el trabajo de un misterioso profanador del testimonio C del Lucidario. Decía ahí que el comentarista anotaba pasajes que diferían o faltaban en otro testimonio del Lucidario que consultó y a menudo introducía enmiendas en pasajes donde encontraba errores. Sin embargo, su trabajo no fue perfecto, pues en algunos casos propuso correcciones erróneas. Así ocurre en el fol. 12r, cuando el copista escribe el siguiente pasaje:

Fol. 12r de C

ne q<ue> lo q<ue> es rraygado. e ha fuerc'a ensy q<ue>
mayor fuerc'a aya en sy q<ue> lo al q<ue> lo ha por
rrazo<n> toma<n>do la de aq<ue>l ot<r><<o>>. e desto te dare
dos semejanc'as. fagan vn sueno mayor

El pasaje continúa: «e otro menor, conviene qu’el mayor tuelga la fuerça al menor. Otrosí fagan una foguera grande en un campo e tomen una candela pequeña e pónganla allí: no parecerá la candela ante la grand fuerça de la claridat de la foguera». La Mano 1 marcó sueno y anotó:

Detalle de fol. 12r de C

{GL. por sonido}

Cuando la lectura sueno no debía enmendarse por sonido, pues es completamente válida.

La nota del fol. 76v nos aclara cuál es el otro testimonio del Lucidario con el que A fue comparado:

Detalle de fol. 76v de C

{GL. aquí con-
cluye el capítulo
29 del otro
códice a 2 columnas
y lo que sigue
desde la palabra
‘q<u><<a>>ndo’ es el final
del título 31 faltando por consiguiente casi todo él aquí.}

Los datos que aporta la Mano 1 nos ayudan mucho, pues de los seis testimonios restantes del Lucidario, solo tres están escritos a doble columna: A, B y D. De estos tres restantes solo uno utiliza la palabra «Título» para identificar los capítulos, B:

Detalle del fol. 4v de B

{RUB. T<itul><<o>> p<rimer><<o>> q<u><<a>>l es la p<r><<i>>m<er>a
cosa q<ue> es en<e>l c'ielo & enla
t<ie>rra}

La identificación del manuscrito es confirmada si acudimos al fol. 32r de B, donde encontramos una nota en la misma tinta y de la misma mano, en el intercolumnio, que escribe:

Detalle del fol. 32r de B

{GL. % aquí principia
el cap. xxxviº
del otro códice}

El anónimo comentarista utilizó B como modelo para corregir los errores de C. Como ya expliqué en una entrada anterior, C transmite un texto del Lucidario muy afectado por los constantes saltos de igual a igual de su copista. En B encontramos muchas anotaciones que refieren a pasajes que C ha omitido, pero que el revisor decimonónico identificó, como:

Detalle de 5r de B

{GL. Desde aquí
comienza
el Capítulo iiº
del otro códi-
ce del Lu-
cidario}

Ahora surge la cuestión de la oportunidad. Ambos códices, B y C, son conservados en archivos diferentes (B en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca y C en la Real Biblioteca de Palacio). Sin embargo, las anotaciones evidencian un trabajo de alguien que tuvo ambos manuscritos juntos ante sí y que fue capaz de ir rápidamente de uno al otro para comparar los pasajes que notaba diferentes.

C siempre parece haber sido propiedad de la Real Biblioteca establecida por Felipe V (al menos desde su fundación). Sin embargo, la historia de B es algo más interesante. Perteneció originalmente a la biblioteca del Colegio Mayor de Cuenca de la Universidad de Salamanca, como lo acusa una anotación registrada en el segundo folio de guarda:

Detalle del fol. iir de B

Esta anotación la debemos muy probablemente al obispo de Salamanca Antonio Tavira y Almazán, encargado tras 1798, fecha de la extinción de los colegios mayores por real decreto de Carlos V, de catalogar los bienes bibliográficos de los colegios salmantinos. Eso explica también el número de registro, 77, dado por Tavira y Almazán al manuscrito en su Índice mayor de los manuscritos de los colegios mayores de Salamanca, uno de cuyos testimonios, el BNE ms. 18037, lo consigna bajo el número 77 (aunque la descripción contenga un error notable, datando el manuscrito en el siglo 13 por su letra, cuando realmente es de finales del 14 o inicios del 15):

Detalle del fol. 46r del BNE ms. 18037

Tras esta catalogación, B llegó a la Real Biblioteca en 1803. De esta estancia en la biblioteca conserva dos viejas signaturas: VII-B-5 y 2-C-5. Volvió a la Universidad de Salamanca en 1954, cuando el rector Antonio Tovar Llorente pidió la devolución de los fondos manuscritos confiscados como parte de las celebraciones de los 700 años de la fundación de la universidad. El testimonio B conserva de los años pasados en la Real Biblioteca el exlibris de Fernando VII, con su escudo regio cuartelado en negro en la contratapa:

Detalle de la contratapa, B

Un exlibris similar, pero de Alfonso XIII, con escudo regio cuartelado en sanguina, aparece en la contratapa de C:

Detalle de la contratapa, C

Definido el periodo en el que ambos manuscritos estuvieron juntos –entre 1803 y 1954–, falta ahora aclarar quién fue el responsable de anotarlos profusamente entre estos años (como dije antes, específicamente durante el siglo 19, algo evidenciado por la caligrafía y las características materiales de las notas). A eso le dedicaré la próxima entrada.


Imagen de miniatura: detalle de la contratapa de B



Citar este post
Cossío Olavide, Mario (2023, 29 marzo). Los anónimos profanadores del Lucidario (2). Lucidarios. Recuperado 22 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/r3cj

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search