Los anónimos profanadores del Lucidario (3)

En la entrada anterior había identificado dos testimonios del Lucidario, B y C, anotados por la misma mano en el siglo 19, periodo en el que ambos formaron parte de la Real Biblioteca. La meticulosa naturaleza de las comparaciones, sin mencionar el privilegiado acceso de esta persona a la biblioteca, permite reducir la lista de potenciales culpables a unos cuantos próceres de la filología decimonónica.

A Menéndez Pelayo habría que descartarlo casi automáticamente si prestamos atención solamente a sus escritos, pues solo dedica unas líneas de una descripción muy somera del Lucidario en los Orígenes de la novela (lxxii) y lo obvia en la Historia de los heterodoxos españoles.

Con José Amador de los Ríos la historia es diferente, pues el sí que lo conoció. No solo eso, sino que fue uno de los primeros críticos en reflexionar sobre su valor literario y político dentro del proyecto de renovación cultural comenzado por Sancho IV. En el cuarto volumen de su Historia crítica de la literatura española nota el “fin … científico y religioso” (30) que el rey le imprime al libro, como una respuesta a los extensos conocimientos cultivados por “la grande escuela del Rey Sabio [= Alfonso X]” (31).

También reconoce que su forma de diálogo tiene antecedentes importantes en la prosa peninsular no castellana, como la Disciplina clericalis de Pedro Alfonso, el Sefer ha-Kuzari de Yehuda Halevi o el Calila e Dimna castellano, además de otros “tratados de origen oriental” no identificados. Estas obras de génesis arabo-islámico son, a su juicio, el único eslabón “que ofrece la tradición de aquella misma forma” (32). Así descarta –incorrectamente– el origen europeo y latino de la forma del Lucidario, aunque abre la puerta a un estudio comparativo que lo examine en la tradición –y el interés– de la prosa didascálica ibérica.

Amador de los Ríos fue también el primero en proponer una teoría sobre su autoría, que relega a una nota a pie, dándose cuenta de la debilidad de su argumento: “parécenos conveniente advertir … que fray Juan Gil [de Zamora], de la orden de san Francisco … escribió una obra con título Historia naturalis la cual pudo suministrarle algunas nociones para componer el Lucidario” (32). Se equivocó aquí también, aunque esta teoría –la de la autoría de Gil de Zamora– sigue repitiéndose actualmente (sobre ella preparo algunas entradas que publicaré tras las vacaciones de medio año).

Finalmente, el crítico cordobés transcribe parcialmente el prólogo y el marco narrativo del Lucidario (30-31), una de las primeras transcripciones disponibles para los lectores decimonónimos de esta obra –no la primera, como lo veremos en la próxima entrada– y que mantendrá esta condición hasta 1968, cuando Richard Kinkade publique su edición en Gredos. En una nota a pie de página de gran valor codicológico, identifica el testimonio que utilizó:

Historia crítica de la literatura española, vol. 4, p. 31, n. 1

Así pues, conoció tres testimonios: el primero, que utiliza para su transcripción, es A, olim L.131, según aparece en un tejuelo antiguo en la contratapa del manuscrito:

Detalle de la contratapa de A

El segundo testimonio del que habla es E, cuya antigua signatura fue T.8, como lo recoge un tejuelo antiguo en el verso del primer folio de guarda:

Detalle del fol. iv de E

Y finalmente está D, que conoce por encontrarse entonces en la biblioteca del conde de Puñonrostro, Francisco Javier Arias Dávila y Matheu. Tras la muerte del noble, el códice sería vendido a Eugenio Krapf, impresor y librero de origen suizo afincado en España, y tras la muerte de este, pasará a la Real Academia Española, donde se conserva actualmente.

Pero ninguno de estos códices pasó por la Real Biblioteca en el siglo 19. A y E estuvieron en el mismo archivo, la Biblioteca Nacional, pero no tienen anotaciones marginales en tinta similares a las que se encuentran en B y C (pero sí que tienen anotaciones, de un comentarista del siglo 20, de quien hablaré en una futura entrada). Por lo tanto, habría que descartar a José Amador de los Ríos como el responsable de las notas marginales en B y C.

Dejo para la próxima entrada la revelación de la identidad del autor de las notas.


Obras citadas

Amador de los Ríos, José. Historia crítica de la literatura española. Vol. 4. Imprenta de José Fernández Cancela, 1864.

Menéndez Pelayo, Marcelino. Orígenes de la novela. Vol. 1. Bailly-Baillière e hijos, 1905.


Imagen de miniatura: detalle de la portada del vol. 4 de la
Historia crítica de la literatura española



Citar este post
Cossío Olavide, Mario (2023, 5 abril). Los anónimos profanadores del Lucidario (3). Lucidarios. Recuperado 22 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/r3ck

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search