Los anónimos profanadores del Lucidario (4): la prehistoria de la crítica

En la entrada anterior descarté dos posibles autores de las notas marginales de los testimonios B y C del Lucidario entre figuras del hispanismo decimonónico: José Amador de los Ríos y Marcelino Menéndez Pelayo.

¿Quién queda, entonces? Cualquiera que estudie la literatura medieval hispánica, especialmente de los siglos 13 y 14, reconocerá el siguiente axioma: si alguien ha escrito algo sobre un tema –y posiblemente ha dicho algo completamente estrambótico– debe ser Pascual de Gayangos. Veamos, pues, qué dijo el erudito sevillano.

Gayangos editó los Castigos de Sancho IV en el volumen 51 de la colección Biblioteca de Autores Españoles desde la formación del lenguaje hasta nuestros días establecida por Aribau y Rivadeneyra: Escritores en prosa anteriores al siglo XV. Prologó su edición con una breve nota de una página donde daba a conocer algunos detalles del texto y los manuscritos que manejó. Al final del texto, añade:

Ya dijimos en otro lugar que además de este libro de los Castigos e documentos, don Sancho pasaba por autor de otro no menos notable intitulado el Lucidario, y al cual parece haber cabido mejor suerte que al otro, puesto que son cuatro los ejemplares que de él hemos visto ya: dos en la Nacional y otros dos en la Biblioteca de Cámara de S. M. (80)

No he encontrado ese «otro lugar» que sería la primera referencia de Gayangos al Lucidario (nada dice en sus añadidos a la Historia de la literatura española de George Ticknor), y sospecho que no existe. Como es habitual con Gayangos, quizá sea una referencia a un pasaje que escribió (quizá en el prólogo al volumen Escritores en prosa), pero que terminó cambiando.

La nota también da cuenta de los manuscritos que Gayangos conoció: A y E en la Biblioteca Nacional y B y C, cuando el primero estaba aún en la Real Biblioteca. Algunas páginas más adelante, ofrece datos sobre un quinto ejemplar: la traducción latina F, que entonces también estaba en la Real Biblioteca. Hay un error en la descripción de la traducción de Nieremberg, pues el título aparece como Dilucidarium y no Elucidarium, como aparece en los fols. 33r y 34r del manuscrito salmantino. Nachbin cree que Gayangos no consultó directamente el testimonio –lo que no es nada sorprendente–, sino que se limitó a copiar el contenido de la ficha bibliográfica del antiguo catálogo de la Real Biblioteca, donde aparecía el mismo error en el título (170).

Antes de continuar con Gayangos, quiero notar que el estudioso decimonónico reconoce que él no fue el primero en recuperar el Lucidario como obra atribuida a Sancho IV –fuera de Juan Eusebio Nieremberg, a quien todos parecen olvidar, a pesar de que no solo lo tradujo, sino que citó pasajes del Lucidario en sus escritos de educación moral–.

Este mérito lo tiene –Gayangos explica– Francisco Pérez Bayer, quien añadió una larga nota bibliográfica sobre el Lucidario en su edición revisada de la Bibliotheca hispana vetus de Nicolás Antonio. En la nota a pie, Pérez Bayer escribe:

Scripsit praetera Sanctius Hispanicum iustae molis opus inscriptum Lucidario, in quo primum De caelo, de astris, Sole, Luna; de Deo eiusque in caelis sede; de Dei figura; De Trinitate; De animae rationalis sede; De incarnatione Verbi; De angeli ad Mariam Virginem salutatione; de que perpetua Eiusdem virginitate; De Christi morte, resurrectione, descensu ad inferos, ascensu ad caelos cum humanitate quam assumserat, deque aliis bene multis tum Theologici tum physici atque ethici argumenti. Exstat in Regia Bibliotheca Matritensi in codice chartaceo saeculi XV. (96)

El códice en papel al que Pérez Bayer se refiere es el testimonio A, pues además de esta noticia, copia algunos fragmentos del manuscrito que lo confirman: del prólogo extrae la intitulación regia de Sacho (ausente en B) y las líneas finales, junto a casi todo el marco narrativo.

Continuaré en la próxima entrada la noticia sobre Gayangos.


Obras citadas

Antonio, Nicolás y Francisco Pérez Bayer. Bibliotheca hispana vetus. Vol. 1. Viuda y herederos de Joaquín Ibarra, 1788.

Gayangos, Pascual de (editor). Escritores en prosa anteriores al siglo XV. Imprenta de Manuel Rivadeneyra, 1860.

Nachbin, Jacobo. “Noticias sobre el Lucidario español y problemas relacionados con su estudio (3)”, Revista de filología española, vol. 23, no. 2, 1936, pp. 144-82.


Imagen de miniatura: detalle de la portada del vol. 1
de la Bibliotheca hispana vetus (edición de 1778)



Citar este post
Cossío Olavide, Mario (2023, 19 abril). Los anónimos profanadores del Lucidario (4): la prehistoria de la crítica. Lucidarios. Recuperado 22 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/r3cl

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search