Editar el Lucidario de Sancho IV usando humanidades digitales (1)

En esta y las próximas entradas me dedicaré a repasar el proceso de edición del Lucidario –lo que se ha hecho hasta ahora, en los ocho meses de proyecto desde que comencé este blog, y lo que falta hacer–.

El Lucidario, escrito entre 1292 y 1295, es decir, tras la toma de Tarifa y antes de la muerte de Sancho IV, es una obra malentendida. Por su estructura –un diálogo entre un maestro y su discípulo–, tema al que le dedicaré entradas en el futuro, ha sido considerada una obra de educación teológica, una disputación contra las ciencias alfonsíes o una adaptación cortesana del género de quaestiones escolásticas. Se trata de todo esto y al mismo tiempo –y me presto una voz francesa sin equivalente exacto en español– de un libro de vulgarisation cortesana, es decir, un libro destinado a la enseñanza del conocimiento teológico y natural al público cortesano, poseedor de una educación menos esmerada que la de los maestros teólogos o los escolares de las facultades universitarias.

Forma parte, junto a los Castigos, la Vida de Barlán e Josafá, la Gran conquista de Ultramar, el Libro del consejo e de los consejeros y las traducciones castellanas del De ira de Séneca y de Li Livres dou Trésor de Brunetto Latini, de un relativamente pequeño corpus de iniciativas literarias ligadas a Sancho IV. Como estas, evidencia también los deseos del rey de reorientar las actitudes ante el conocimiento en el seno de su corte. De estos libros, es el segundo, después de Castigos, en transmitir un real prólogo en primera persona atribuido a Sancho IV donde se explica la función de la obra.

Descartando su transmisión barroca, a la que le he dedicado ya algunas entradas, debida al jesuita Juan Eusebio Nieremberg, la historia crítica moderna del Lucidario comienza con Francisco Pérez Bayer, como explico aquí. En su actualización de la Bibliotheca hispana vetus de Nicolás Antonio, Francisco Pérez Bayer reportó que a Sancho IV se le atribuía un libro además de los Castigos, el Lucidario, qué él había visto en la Real Biblioteca de Madrid y del que copiaba algunos fragmentos. En 1860 sería el sospechoso habitual para estas cosas, don Pascual de Gayangos, quien copiara la tabla de rúbricas y el real prólogo del Lucidario en sus Escritores en prosa anteriores al siglo XV, añadiendo al ejemplar reportado por Pérez Bayer en Palacio otro, ahí mismo, que el valenciano no había conocido. Cuatro años después, Amador de los Ríos copiaba el prólogo y el marco narrativo en el cuarto volumen de su Historia crítica de la literatura española, como explico en esta entrada. Su fuente era un nuevo manuscrito, de la Biblioteca Nacional, donde reportó haber visto un segundo, y daba a conocer un tercero, propiedad del conde de Puñonrostro.

Entre 1935 y 1936, un muy particular investigador, el polaco Jacobo Nachbin, acusado años antes de robar en México el unicum de las Memorias de Luis de Carvajal, publicó un estudio en tres partes sobre el Lucidario con largas descripciones de los testimonios conocidos, añadiendo a ellos una traducción latina hallada en la Real Biblioteca, hecha por Juan Eusebio Nieremberg. Estos eran los textos conocidos por Richard Kinkade cuando defendió su tesis doctoral en la Universidad de Yale en 1968. La tesis, que contenía una edición del Lucidario, fue publicada el mismo año por Gredos. Kinkade reconoció entonces que su trabajo demandó una disciplina que «confesamos haber deseado siempre, pero no haber poseído nunca» (9). La edición fue recibida tibiamente por la crítica de los dos lados del Atlántico, que reconoció su valor divulgativo, pero no dejó de apuntar sus serias deficiencias metodológicas en numerosas reseñas (véanse en la bibliografía, especialmente las reseñas de Metzeltin y L. P. Harvey). Luca Sacchi, quien descubrió un sétimo testimonio en la Real Academia de la Historia, intentó una edición de los primeros 51 capítulos del Lucidario en su tesis doctoral defendida en la Università degli Studi di Siena en 2005. Aunque prometió varias veces una edición total, no hay más noticias de su proyecto después de 2017.

En la próxima entrada continuaré con la historia de los manuscritos y el stemma del Lucidario.


Obras citadas

Kinkade, Richard, editor. Los lucidarios españoles. Gredos, 1968.

  • Reseñado por James Chatham (Revista de estudios hispánicos, vol. 3, no. 2, 1969, pp. 169-171), Leonard Patrick Harvey (Medium Ævum, vol. 38, no. 3, 1969, pp. 347-350), Harlan Sturm (Hispania, vol. 52, no. 3, 1969, pp. 524-525), Douglas Gifford (Bulletin of Hispanic Studies, vol. 47, no. 2, 1970, pp. 142-143), J. Francisco Elvira-Hernández (Romanische Forschungen, vol. 82, no, 4, 1970, pp. 642-643), Félix Lecoy (Romania, vol. 91, no. 361, 1970, p. 144), Henricus Theodorus Oostendorp (Neophilologus, vol. 55, no. 2, 1971, p. 211), John E. Keller (Modern Philology, vol. 68, no. 4, 1971, pp. 375-376), Roger M. Walker (Modern Language Notes, vol. 86, no. 2, 1971, p. 294), Harry F. Williams (Hispanic Review, vol. 39, no. 1, 1971, pp. 86-88), Francisco Márquez Villanueva (Romance Philology, vol. 26, no. 2, 1972, pp. 483-486), Michael Metzeltin (Vox Romanica, no. 31, 1972, pp. 191-196) y Victor R. B. Oelschlänger (Speculum, vol. 47, no. 3, 1972, p. 535).

Sacchi, Luca. Studio del Lucidario di Sancho IV di Castiglia con saggio di edizione del testo. Università degli Studi di Siena, 2005.


Imagen de miniatura: fotocomposición de la ilustración
del fol. 2r del BNE ms. 3995 de los Castigos de Sancho IV



Citar este post
Cossío Olavide, Mario (2023, 19 julio). Editar el Lucidario de Sancho IV usando humanidades digitales (1). Lucidarios. Recuperado 22 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/r3cr

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search