Los manuscritos perdidos (3): la conexión escolástica vallisoletana

En la entrada anterior de esta serie me referí a un testimonio perdido de conexión escolástica del Lucidario. Al revisar el ms. 13594 de la BNE, el segundo volumen del Índice y inventario de los libros que ay en la librería de don Diego Sarmiento de Acuña, conde de Gondomar, en su casa en Valladolid, hecho en abril de 1623, di con la siguiente entrada en el fol. 174v:

Detalle del fol. 174v

Tratado de la filosofía natural, astrología y teología compuesto por el rey don Sancho el Bravo, va junto la Summa de S. Tomás contra gentiles. 4º

La única obra sanchí que trata de estas materias es el Lucidario, por lo que hay que concluir que estamos ante un testimonio aparentemente perdido de esta obra, ya que actualmente ningún testimonio del Lucidario va acompañado de la Summa contra gentiles de Tomás de Aquino.

Esta combinación de obras –una de difusión teológica romance y la otra de teología escolástica latina– es un poco sorprendente, aunque no del todo desconocida. Además, el Lucidario y la Summa comparten un propósito ortodoxo de corregir los errores infidelium (o haereticorum, si seguimos el prólogo del Lucidario, que menciona las numerosas herejías de su tiempo).

Hablar de la biblioteca del conde de Gondomar –erudito, bibliófilo y embajador de Felipe III–, una de las colecciones más importantes del Siglo de Oro, no es tarea fácil porque su colección y su dispersión en el siglo 19 ha sido rodeada por un aura casi mágica y el número de volúmenes que contenía ha sido fuertemente exagerado (para un panorama, véase Michael y Ahijado Martínez). Tras la adquisición de la colección por Carlos III, se incorporó a los fondos de varias bibliotecas relacionadas con la corona a inicios del siglo 19: la Biblioteca de Palacio, la Real Academia de la Historia y la Real Biblioteca Pública (hoy la Biblioteca Nacional).

Esto es un problema para rastrear el testimonio del inventario, pues todas estas bibliotecas ya cuentan con un testimonio del Lucidario: A en la Biblioteca Nacional, C en la Real Biblioteca y G en la Real Academia de la Historia. Si se trata, como la entrada del catálogo parece indicarlo, de un códice facticio –es decir, un códice que reúne distintos manuscritos ejecutados separadamente–, hay que asumir que fue separado en algún momento entre la realización del inventario y el día de hoy.

Casi inmediatamente se puede descartar a G, porque la versión del Lucidario transmitida por ese manuscrito se encuentra ya en una compilación (no un facticio), que identifica la obra por su título, pero no hace referencia a la autoría de Sancho IV.

Quedan, entonces, A y C, ambos testimonios con referencias explícitas a la autoría del Rey Bravo. Por el tamaño, podemos descartar también a A, pues mide 308×220 mm, un tamaño que corresponde con un folio menor y no un cuarto.

Pero C sí tiene dimensiones similares al tamaño indicado en el inventario: 226×155 mm, es decir, un cuarto menor, con una filigrana dividida en el doblez interno de los folios, como suele ocurrir con los manuscritos y libros en cuarto. Al revisar el fol. 1r, encontramos el siguiente incipit del copista, Martín de Yarza:

Fol. 1r de C

Libro que ordenó el rey don Sancho de esclarecida memoria, fijo del noble rey don Alfonso e de la noble reina doña Violante su mujer, el cual fue el seteno rey de los reyes que fueron en Castilla que ovieron nombre don Sancho, el cual libro ordenó por arte de filosofía natural e de estrología e de teología, que trata en los capítulos siguientes.

Esta descripción tiene un lenguaje muy cercano al del inventario, que declara, en el mismo orden, que las materias del libro son la “filosofía natural, astrología y teología”. Falta ahora encontrar la Summa.

Al buscar los manuscritos de la Real Biblioteca no hay una Summa contra gentiles en latín. Lo que existe es un volumen en romance de comentarios y extractos de varias obras de Tomás de Aquino, el ms. II/2779, escrito sobre papel de 195x145mm, cuyos primeros 41 folios contienen una tabla de rúbricas de la Summa contra gentiles.

Parece que el autor del inventario de la biblioteca del duque Gondomar utilizó el incipit para su descripción del contenido de la segunda parte del volumen facticio: “Aquí escomiença la tabla de la Suma contra gentiles” (fol. 1r):

Fol. 1r del ms. II/2779

Estos son los dos componentes del facticio aludido en el inventario de Gondomar, un Lucidario y fragmentos de la Summa de Aquino, mal identificados como la obra íntegra.

Que el tamaño de los dos textos no coincida no debe sorprender. No solo se trata de algo habitual en los manuscritos facticios, sino que en este caso tiene una explicación adicional: cuando se separaron los dos manuscritos para ser encuadernados, el manuscrito II/2779 fue guillotinado, como se nota en la siguiente imagen del fol. 129r, que evidencia la uniformidad del corte delantero y la aplicación de un pigmento azul:

Fol. 129r del ms. II/2779

Obras citadas

Michael, Ian y José Antonio Ahijado Martínez. “La Casa del Sol: la biblioteca del conde de Gondomar en 1619-23 y su dispersión en 1806”. El libro en Palacio y otros estudios bibliográficos, editado por Pedro Cátedra y María Luisa López-Vidriero, U de Salamanca, 1996, pp. 185-200.


Imagen de miniatura: detalle del fol. 1r del BNE ms. 13593



Citar este post
Cossío Olavide, Mario (2023, 20 diciembre). Los manuscritos perdidos (3): la conexión escolástica vallisoletana. Lucidarios. Recuperado 22 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/vf4c

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search