Los manuscritos perdidos (2) –y una nota sobre el Libro del consejo e de los consejeros

En la entrada anterior hablé del testimonio F del Lucidario, la traducción latina de Juan Eusebio Nieremberg, realizada en base a un testimonio en pergamino de la biblioteca de Lorenzo Ramírez de Prado, η. La traducción latina no fue la última vez que Nieremberg o sus contemporáneos se refirieran al Lucidario. En su...

Los manuscritos perdidos (1)

Tras el feliz descubrimiento del testimonio I del Lucidario en la Biblioteca de la Fundación Bartolomé March, en esta entrada quiero dedicar mi atención a las copias perdidas del Lucidario, esto es, las que nos llegan como anotaciones de catálogos antiguos o modernos, referencias en los testimonios supervivientes o cuya existencia puede ser...

Un testimonio más del Lucidario de Sancho IV

En la habitual práctica de revisión de los catálogos de manuscritos, gracias a la que di con el testimonio H del Lucidario en Rouen hace dos años, la semana pasada he tenido una sorpresa mayor al dar con un noveno testimonio del Lucidario, al que le corresponde la sigla I (aquí su entrada...

Los anónimos profanadores del Lucidario (5)

En la entrada anterior había comenzado a discutir el conocimiento del Lucidario de Pascual de Gayangos. Siguiendo la estela de Pérez Bayer, don Pascual fue el primer crítico moderno en dar a conocer, aunque muy fragmentariamente, el Lucidario. La nota que escribió como prólogo a los Castigos de Sancho IV en Escritores en...

Los anónimos profanadores del Lucidario (4): la prehistoria de la crítica

En la entrada anterior descarté dos posibles autores de las notas marginales de los testimonios B y C del Lucidario entre figuras del hispanismo decimonónico: José Amador de los Ríos y Marcelino Menéndez Pelayo. ¿Quién queda, entonces? Cualquiera que estudie la literatura medieval hispánica, especialmente de los siglos 13 y 14, reconocerá el...

Los anónimos profanadores del Lucidario (3)

En la entrada anterior había identificado dos testimonios del Lucidario, B y C, anotados por la misma mano en el siglo 19, periodo en el que ambos formaron parte de la Real Biblioteca. La meticulosa naturaleza de las comparaciones, sin mencionar el privilegiado acceso de esta persona a la biblioteca, permite reducir la...

Los anónimos profanadores del Lucidario (2)

En la entrada anterior presenté el trabajo de un misterioso profanador del testimonio C del Lucidario. Decía ahí que el comentarista anotaba pasajes que diferían o faltaban en otro testimonio del Lucidario que consultó y a menudo introducía enmiendas en pasajes donde encontraba errores. Sin embargo, su trabajo no fue perfecto, pues en...

Los anónimos profanadores del Lucidario (1)

Volviendo de la pausa de dos semanas, quiero hablar ahora de un tema que llamó mi atención cuando comencé a trabajar con los testimonios A, B y C del Lucidario: la existencia de dos anónimos profanadores –modernos– que anotaron los manuscritos a su gusto, sin importarles su antigüedad ni su valor. En definitiva,...

Usando Transkribus con manuscritos medievales (8): ¿Y ahora qué? —o, ¿qué hacer después de la transcripción?

Retomo el hilo de Transkribus para discutir algunas cuestiones que surgen tras la transcripción. En la última entrada teníamos un modelo entrenado (y re-entrenado) y listo para ser utilizado en la transcripción automatizada del testimonio D del Lucidario. No hay más que hacer que decirle a Transkribus: ahora transcríbelo todo. Y esto puede...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search